Blanca Betancur y
María de la Paz Abriata

La vocación no nos castra la maternidad, universaliza nuestra capacidad de amar.